Ecuador: ¿Quién es Guillermo Lasso?

El próximo 7 de febrero son las elecciones presidenciales en Ecuador. En esta nota, un perfil del candidato de derecha católica fuertemente vinculado al Feriado Bancario y a la fuga de capitales. 


Por Julián Inzaugarat

Guillermo Lasso es un empresario, banquero devenido en político de 65 años. Es el último de once hijos de Nora Mendoza y Enrique Lasso Alvarado, un matrimonio católico. Nació el 15 de noviembre de 1955. 

Luego de una trayectoria por la banca privada, como presidente Ejecutivo del Banco Guayaquil, y las cuentas offshore, Lasso decidió dedicarse de lleno a la política y fundó el Movimiento CREO, por el que se presentó a candidato a presidente de Ecuador en 2013 y 2017, derrotado por Rafael Correa y Lenin Moreno, respectivamente. 

Lasso, miembro del Opus Dei, seduce mayormente al electorado tradicional de la región de la Costa ecuatoriana, pródiga en emprendedores y en actividad comercial. Su postura frente al aborto y la libertad sexual responden al Opus Dei. En su libro Otro Ecuador es posible, Lasso dice “las ideologías no pueden ser un obstáculo para muchas decisiones que son de sentido común y que refieren a temas de enorme importancia de las personas y que pueden ser acordadas entre personas de buena fe”.

Además ha hecho pública su oposición frontal a las reformas del Código Orgánico de Salud. Entre sus puntos más cuestionados por la derecha conservadora, el COS garantizaba a los adolescentes el derecho a recibir atención integral en salud; asesoría, información y atención adecuada a su edad, así como también relativa a su salud sexual y reproductiva.

Su conducta offshore, no solo la de él, sino la de su familia y allegados, comienza en el año 1978, con la constancia de su primera compañía “off shore”: Saranac S.A. Sin embargo su capital en los paraísos fiscales era de alrededor de un millón de dólares hasta el año 99, donde se incrementa a 32 millones de dólares. 

A raíz de las investigaciones realizadas por los Panama Papers, se concluyó que el Banco de Guayaquil posee dos firmas vinculadas a los paraísos fiscales, en uno de estos casos vinculado además con otra empresa ligada al alcalde Jaime Nebot.

Asimismo, Lasso está vinculado fuertemente a la crisis producida por el Feriado Bancario, el corralito ecuatoriano. El 8 de marzo de 1999 se procedió a la suspensión de todas las operaciones del sistema financiero e incautación de dinero, decretada en el gobierno del presidente Jamil Mahuad, en principio para que dure un día, pero que se extendió a cinco

En marzo de 1999, mientras se desempeñaba simultáneamente como gobernador del Guayas, presidente del Banco de Guayaquil y vicepresidente de la Asociación de Bancos, fue el principal artífice del Feriado Bancario, cuando se incautaron cerca de 2 mil millones de dólares de depósitos de los pequeños y medianos ahorristas. El 11 de marzo de 1999, Mahuad declaró el “congelamiento de depósitos”, por un año, de las cuentas de más de 2 millones de sucres (es decir más de 500 dólares). 

Entre otras consecuencias, el hecho generó la mayor ola migratoria de la historia del Ecuador con destino a España, principalmente, pero también a Estados Unidos, Italia y otros países. Se calcula que más de 2 millones de ecuatorianos migraron.

Durante el Feriado Bancario, Lasso se enriqueció a partir del congelamiento de los depósitos bancarios en el Banco de Guayaquil. Los bancos optaron por emitir los certificados de depósitos reprogramables (CDR), que eran comprobantes de que la persona tenía una cantidad determinada de dinero en su cuenta pero no la podía retirar. Los banqueros empezaron a especular con la crisis económica y social y re-compraron los certificados a un 40% o 50% de su valor.

Pero luego fue el propio Estado ecuatoriano el que hizo el ‘salvataje’ bancario y le re-compró a la banca estos CDR al 100% de su valor, a través de la Corporación Financiera Nacional (CFN). Gracias a esta transacción espuria y generada en un contexto de crisis económica, el Banco de Guayaquil incrementó sus ganancias en más de un 50%.

En 1998, como dueño del Banco de Guayaquil aportó 500 millones de sucres a la campaña presidencial de Jamil Mahuad, convirtiéndose así en uno de los principales aportantes y posibilitando su posterior desempeño por un mes como “Superministro de Economía y Energía”. Luego de su paso como Superministro en el gobierno de Mahuad, que tan solo duró un mes, y del Feriado Bancario, la deuda pública del Ecuador llegó al 85,5% del PBI.

Durante el mandato de Lucio Gutierrez se desempeñó como «embajador itinerante», cargo desde el que negoció con los Estados Unidos y el FMI un préstamo por 200 millones de dólares a cambio de una brutal disminución del gasto público y social, que se concretó en un aumento del precio de los combustibles, la reducción de los subsidios estatales de gas y la electricidad, el congelamiento de salarios y pensiones jubilatorias y el despido masivo de empleados públicos.

En el mapa offshore del multimillonario candidato, una de sus empresas históricas es BANISI HOLDING S.A, con sede en Panamá. El Banisi Holding es propiedad del Banco de Guayaquil, matriz de la fortuna de Lasso desde los años 90. 

En el directorio del Holding se encuentran sus hijos, Juan Emilio Lasso Alcívar, que figura como director y presidente ejecutivo, y Santiago Lasso Alcívar con los cargos de Director y Presidente de la Junta Directiva.

Asimismo, Lasso posee vínculos con Brother ́s Investment LTD, también con sede en Panamá, registrada a nombre de su esposa María de Lourdes Alcívar.

Con esta situación, Lasso bordea una vez más la ilegalidad, al violar la ley del Pacto Etico, que prohíbe tener vínculos directos con empresas offshore. 

+ posts

Lic. Ciencia Política | Redactor ARGMedios | Cooperativista Ladran Sancho