Sueños y esperanzas del activismo queer en África

Una reciente colección de historias publicada por defensores de los derechos queer en África subsahariana ofrece una mirada íntima y esperanzada a sus luchas y victorias personales y políticas.

Dzoe Ahmad activismo queer África
Dzoe Ahmad, una mujer trans de Zimbabue, escribió una historia sobre su batalla para acceder a hormonas para Esperanzas y sueños que suenan como los tuyos: Historias de activismo queer en África subsahariana. | Foto: Barry Christianson

Por Carl Collison

A Dzoe Ahmad le tomó semanas de introspección y de angustia saber si estaba o no preparada para compartir su historia con el mundo. Joven trans de Zimbabue y parte del activismo queer en África, dice: “Todavía estaba en Zimbabue en ese momento… pasando por un colapso emocional… estaba en un punto en el que me sentía cansada. Las cosas no me funcionaban. El acceso a las hormonas no funcionaba. Tantas cosas me estaban sucediendo».

Después de semanas de autoanálisis, se dio cuenta de que sus dificultades configuraban «el momento ideal» para escribir su historia. Es el capítulo de apertura de la antología recientemente lanzada, Esperanzas y sueños que suenan como los tuyos: Historias de activismo queer en África subsahariana.

Dzoe Ahmad activismo queer África
Ilustración de Amina Gimba acompaña la historia de Dzoe Ahmad. | Gala Queer Archive

En la historia de Ahmad leemos sobre su lucha por acceder a las hormonas en Zimbabue y cómo eso finalmente la llevó a un lugar de autoaceptación. “Cuando hice la historia, lo hice desde el corazón hasta el papel”, dice ella.

Ahmad es unx de lxs 20 activistas por los derechos queer del África subsahariana, desde Sierra Leona hasta Swatini, de Mozambique a Ruanda, cuyos viajes como defensores de los derechos humanos componen la colección. 

“Algunas son historias profundamente personales de autodescubrimiento y aceptación. Otros trazan los desafíos que enfrentan los grupos de derechos LGBTQI+ en entornos discriminatorios. Todos llevan mensajes de esperanza y sueños para un mañana mejor» dice el comunicado de prensa.

Obra de amor

La antología, que se puede leer gratis en línea, es el resultado de una asociación entre Taboom Media y Gala Queer Archive. Brian Pellot, fundador de Taboom Media , dice que la idea de esperanzas y sueños (Hopes and Dreams, en inglés) surgió durante un taller de promoción de mediosa, cuyo objetivo era ayudar a los defensores de los derechos humanos a crear e implementar sus propias campañas en los medios para promover la igualdad LGBTQIA +.

Con más de 40 personas contribuyendo a Esperanzas y sueños, Pellot dice que crearlo fue “una labor de amor”. 

“Fue mucho trabajo juntar 20 historias, todas con ilustraciones originales. Y  también estamos creando videos [en los que algunos] de los activistas están leyendo sus historias. Entonces es mucha coordinación, y mucha edición y base de contacto, de ida y vuelta. Pero mientras editábamos, buscábamos y encargábamos a los ilustradores, nos dimos cuenta de que iba a resultar algo realmente hermoso».

Partes móviles

Karin Tan, oficial senior de información de Gala Queer Archive, dice que la organización «aprovechó la oportunidad» de asociarse en este proyecto. 

“Las historias personales y las experiencias vividas son las partes móviles que forman la historia”, dice Tan. “Porque las narrativas queer están generalmente tan subrepresentadas, y las narrativas tienden a ser muy bidimensionales. Nos encantó ver la diversidad de antecedentes que presentó cada participante y las diferentes motivaciones de su activismo».

activismo queer África
Mercy Thokozane Minah creó la ilustración de la historia 5 de Pamina Sebastião. | Imagen cortesía de Gala Queer Archive

“David Larbi de LGBT+ Rights Ghana habla sobre el desafío de permanecer en el anonimato en un país muy represivo, con riesgo de ser arrestado. Ves a Stephen Okwany usando el arte y la creatividad para amplificar las voces queer en Kenia, difundiendo la conciencia de que las personas queer son parte de la sociedad. Y luego tienes a Pamina Sebastião en Angola, haciendo espacio para que otras personas queer duerman». 

En la historia de Sebastião, leemos sobre los altibajos de trabajar con el colectivo feminista queer Arquivo de Identidade Angolano (AIA), que ayudaron a formar. El hombre de 33 años dice que la escritura de su historia se produjo durante un momento de introspección, luego de haber dejado la AIA. 

“Todos damos mucho al activismo queer en África. Y cuando digo mucho, creo que la parte fácil es económicamente. Pero entonces la parte emocional e intelectual siempre pasa factura. Durante los últimos años, me agoté y luego, cuando me fui, pude recordar mi vida durante los últimos cuatro años. Y para ser honesto, fue tan hermoso ver que todo lo que hemos construido todavía está aquí. Para mí, contar esta historia fue una forma genial, una forma emocional, de presentar mis respetos a lo que el activismo significaba para mí ”.

Sin pedir disculpas

Luego de dejar el activismo más estructurado que viene del trabajo colectivo a favor de usar el arte como un medio de “criticar la colonialidad del poder”, Sebastião, un autodenominado “artivista”, dice: “Escribiendo nuestras propias historias y compartiendo nuestras propias historias es tan poderoso. Si miramos la colonialidad del poder, nosotros [como gente queer] no deberíamos existir».

“La heteronormatividad [nos haría creer] que no deberíamos existir. Entonces, para mí, crear un espacio para que nuestras voces sean escuchadas es subvertir esa estructura, ¿sabes? Está diciendo: ‘Te vamos a cambiar, pase lo que pase’. Y para mí esa es la parte más importante, ser nosotros sin pedir disculpas ”. 

Pellot agrega que la esencia del espíritu de la antología era que la dificultad de ser un activista de los derechos queer en un continente conocido por su queerfobia aparentemente implacable no debería ocupar un lugar central.

activismo queer África
Naadira Patel ilustra la portada del libro Las esperanzas y los sueños que suenan como tuyos. | Gala Queer Archive

“Muchas de las historias tienen, diría yo, elementos difíciles”, dice. “Pero queríamos, como grupo, centrarnos en la resiliencia. Y para crear algo edificante. Creo que todos estábamos tan cansados ​​del año pasado, de diferentes maneras y por diferentes razones, y solo queríamos algo hermoso y esperanzador para dar a los lectores, a las comunidades queer y a las comunidades en las que trabajamos. Solo un poco de esperanza . » 

Ahora que vive en Ciudad del Cabo, donde recientemente comenzó a trabajar para la organización de derechos trans Gender DynamiX, ​​los días de Ahmad sin poder acceder a hormonas que afirman el género han quedado atrás por el momento. Esto, dice, que haber compartido su historia hace que sea aún más necesario. 

“Para mí, contar nuestras historias es importante y parte del activismo queer en África, porque la gente conocerá las luchas [por las que pasamos]. Fueron documentadas y vistas. ¿Entiendes mi punto? Mi esperanza es tocar corazones, inspirar a la gente. Y cambiar la narrativa «.


Seguí leyendo

::«Potomitan lavi a»: una mirada al movimiento de mujeres y feminista haitiano ::