Ecuador: los motivos que desataron un Paro Nacional que acorrala a Lasso

El país andino se encuentra en medio de un Paro Nacional contra las políticas neoliberales de Guillermo Lasso, que respondió con represión y militarización. El presidente ecuatoriano deberá resolver las reivindicaciones de los sectores campesinos e indígenas o enfrentar una muerte cruzada. 

El Paro Nacional se extendió por varios días y expuso la primera gran crisis política para Lasso

Desde el 13 de junio, en Ecuador se desarrolla un paro nacional contra las medidas neoliberales del presidente Guillermo Lasso. El pueblo se levantó luego de agotar las instancias de diálogo con el gobierno del 11 de junio, 4 de octubre y 10 de noviembre del año 2021, siendo este el contexto político que mostró la falacia del Gobierno, su incapacidad y falta de voluntad para responder a las demandas sociales.

Sin embargo, mujeres, trabajadores, jóvenes, adultos mayores se han plegado a las movilizaciones con una necesidad en común: reclamar mejores condiciones de vida. Es que la totalidad de los ecuatorianos sufren la profundización de la pobreza, desigualdad, discriminación, desempleo y una creciente inseguridad que los lleva a protestar en la calle.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), el 27,7% de la población ecuatoriana es pobre por ingresos, ya que percibe menos de USD 85,60 mensuales. Otro 10,5% vive en pobreza extrema, con un ingreso menor de USD 1,6 dólares al día, con corte a diciembre del 2021.

El desempleo en el país llegó al 4,7%, en mayo pasado, siendo las mujeres y los jóvenes los más afectados, solo tres de cada 10 ecuatorianos tienen un empleo formal. 

El principal malestar de las organizaciones campesinas e indígenas es por los altos precios de los combustibles y los bajos precios que se les paga a los productores por el banano y la leche. 

La Conaie, los dirigentes de la Federación de Indígenas Evangélicos (Feine), la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin), la Federación Nacional de Campesinos (Fenoc) y la Federación de Indígenas del Ecuador (FEI) son los principales motores del Paro Nacional y las movilizaciones en todo el país. 

Desde las organizaciones campesinas e indígenas reclaman 10 puntos para levantar la medida nacional: 

  1. “Reducción y no más subida del precio de los combustibles. Congelar el diésel a USD 1,50 y la gasolina extra y ecopaís a USD 2,10, derogar los decretos 1158, 1183, 1054, y entrar en el proceso de focalización a los sectores que necesitan subsidio: agricultores, campesinos, transportistas, pescadores. 
  2. Alivio económico para más de 4 millones de familias con la moratoria de mínimo un año y renegociación de las deudas con reducción de las tasas de interés en el sistema financiero (bancos públicos, privados y cooperativas). No al embargo de los bienes como casas, terrenos y vehículos por falta de pago.
  3. Precios justos en los productos del campo: leche, arroz, banano, cebollas, abonos, papas, choclos, tomate y más; no al cobro de regalías en las flores. Para que millones de campesinos, pequeños y medianos productores puedan tener garantía de sustentación y continúen produciendo.
  4. Empleo y derechos laborales. Políticas e inversión pública para frenar la precarización laboral y asegurar el sostenimiento de la economía popular. Exigir el pago de las deudas al IESS.
  5. Moratoria a la ampliación de la frontera extractiva minera/petrolera, auditoría y reparación integral por los impactos socioambientales. Para la protección de los territorios, fuentes de agua y ecosistemas frágiles. Derogatoria de los Decretos 95 y 151.
  6. Respeto a los 21 derechos colectivos: Educación Intercultural Bilingüe, justicia indígena, consulta previa, libre e informada, organización y autodeterminación de pueblos indígenas.
  7. Alto a la privatización de los sectores estratégicos, patrimonio de los ecuatorianos/as. (Banco del Pacífico, hidroeléctricas, IESS, CNT, carreteras, salud, entre otras.
  8. Políticas de control de precios y la especulación en el mercado de los productos de primera necesidad, que hacen los intermediarios y abuso de precios en los productos industrializados en las cadenas de supermercados.
  9. Salud y educación. Presupuesto urgente frente al desabastecimiento de los hospitales por falta de medicinas y personal. Garantizar el acceso de la juventud a la educación superior y mejoramiento de la infraestructura en escuelas, colegios y universidades.
  10. Seguridad, protección y generación de políticas públicas efectivas para frenar la ola de violencia, sicariato, delincuencia, narcotráfico, secuestro y crimen organizado que mantiene en zozobra al Ecuador.”

El gobierno ecuatoriano decidió ampliar el estado de excepción en 6 estados y desplegó millares de militares para reprimir las manifestaciones que se realizan desde hace diez días. Luego del primer día de movilizaciones, Leonidas Iza, líder de Conaie, fue secuestrado por las fuerzas de seguridad y liberado a días después. 

Asimismo, el pasado sábado en la capital de Cotopaxi, Latacunga, desconocidos dispararon contra el vehículo del líder de la Conaie, quien no estaba adentro del automóvil durante el ataque. 

 

Durante los diez días de paro, varias organizaciones denunciaron una fuerte represión ejercida por las fuerzas policiales a los manifestantes. En ese sentido, organizaciones de derechos humanos denunciaron que hasta la media noche del lunes 20 de junio se ha confirmado una persona fallecida en el contexto de la protesta social, se trata de un joven de 18 años quien se encontraba con un grupo de manifestantes en Guayllabamba, en su intento por llegar a Quito.

Además, se han registrado 45 incidentes de vulneración de Derechos Humanos, cuyo principal responsable es la Policía Nacional, 79 detenciones arbitrarias, donde las personas han sido llevadas a otros lugares donde reciben golpes y maltratos y luego son liberadas en otro lugar, sin que pase por un registro de detención. En el marco del paro se registraron 62 personas heridas, 2 de ellas en estado crítico por el uso de la fuerza potencialmente letal.

En este marco, la oposición trabaja para impulsar la figura constitucional de «muerte cruzada» y avanzar en la destitución del Presidente. Para eso la oposición deberán juntar los 92 votos necesarios para aplicar la destitución de Lasso. 

A pesar de que el oficialismo está en absoluta minoría en el Parlamento, luego de la ruptura con su ex aliado de derecha Jaime Nebot, del Partido Social Cristiano, es posible que las fuerzas opositoras no alcancen los votos requeridos para la muerte cruzada.