La pandemia agrava el hambre en Brasil

Primera entrega de la serie "El hambre en el mundo". En Brasil, la pandemia sirvió para agravar una situación ya precaria: casi el 30% de la población depende de donaciones para alimentarse.

brasil hambre

El abandono de las políticas de lucha contra la pobreza está empujando a Brasil a volver al Mapa del Hambre de las Naciones Unidas. De hecho, el país ya ha alcanzado los índices de inseguridad alimentaria que lo situaron inicialmente en el Mapa, aunque la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aún no lo haya hecho oficialmente.

Ya se han perdido 7,8 millones de puestos de trabajo debido a la pandemia de COVID-19. La pandemia sirvió para agravar una situación ya precaria. Según datos de la Universidad Libre de Berlín, en Alemania, 125,6 millones de brasileños sufren inseguridad alimentaria. La cifra equivale al 59,3% de la población del país.

«Nos levantamos sin esperanza de tener pan, desayuno, arroz. Y sin saber si tendremos algo que comer al día siguiente», dice Jaqueline Félix, de São Paulo, que solía ser limpiadora y dependienta, pero renunció a buscar trabajo. A sus 22 años, recibe 375 reales como ayuda de emergencia del gobierno de Jair Bolsonaro y depende de las donaciones para sobrevivir. «Un paquete de pañales, un fardo de leche, cuestan 50 reales. No entra en el presupuesto».

Jaqueline y sus dos hijos solo hacen dos comidas al día: el desayuno, al levantarse, y un almuerzo tardío, que se confunde con la cena.

Brasil fue una vez el estándar de oro

Uno de los principales objetivos del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores de Brasil, cuando asumió el cargo en 2003, era garantizar que todos los brasileños hicieran tres comidas al día. Meses antes, un informe de las Naciones Unidas había informado de que el hambre estaba empeorando y que no había ninguna estrategia por parte del Estado brasileño para hacerle frente.

La respuesta de Lula fue el programa Hambre Cero, que apuntaba a cuatro elementos centrales relacionados con la seguridad alimentaria. Los dos primeros ya eran discutidos por los movimientos populares de la época: la disponibilidad y el acceso a los alimentos. El tercer aspecto era la estabilidad. «Es decir, el mantenimiento de todo esto. No se trataba de dar sólo una cesta básica», señala el economista Belik, uno de los creadores del programa. También estuvo en el centro de los debates la cuestión en torno a la calidad de los alimentos.

hambre brasil
Cocina comunitaria MTST. Foto: Brasil de Fato

Gracias al programa y a las políticas de aumento del salario mínimo y de distribución de la renta, Brasil salió del Mapa del Hambre en 2014. «Estadísticamente hablando, era un número muy pequeño de familias las que pasaban hambre en la última década», explica Belik.

Fila de supervivencia

Para el guardia de seguridad Emerson Pavão, de 50 años, los logros de aquella época son cosa del pasado. Desempleado, tuvo que dejar la casa donde vivía y pasa las noches, desde hace más de un año, en albergues de São Paulo. «Hay ONG que vienen a traernos la comida, pero no todas las noches. Y llega ese momento en el que te ves obligado a humillarte. Venir a un desconocido y decirle: ‘Tengo hambre’. Muchos son comprensivos, pero muchos te tratan como si fueras un mestizo», dice.

Uno de los espacios más importantes para la donación de alimentos en la ciudad es la Companhia de Entrepostos e Armazéns Gerais do Estado de São Paulo (Ceagesp). «Es la línea de supervivencia», define Sônia de Jesus, de 55 años, que vive con su hijo, licenciado en economía y también desempleado. Trabajó como limpiadora y cuidadora de ancianos hasta principios de 2020, pero acabó siendo despedida.

hambre brasil
Fila para donación de alimentos de la Ceagesp. Foto: Brasil de Fato

Antes de descubrir las donaciones en Ceagesp, el momento de abrir la nevera era uno de los más tristes del día. «Sólo había agua», recuerda la trabajadora, que recibe 150 reales como ayuda de emergencia. «Hace diez años, llenaba mi carro en el mercado. Hoy, cuando voy, salgo con una pequeña bolsa».

La comida vuelve a ser una prioridad

El sociólogo Herbert de Sousa, conocido como Betinho (1935-1997), fue uno de los iconos de la lucha contra el hambre en Brasil. Hace 28 años creó la ONG Ação da Cidadania, que cuenta con comités locales en todos los estados y organiza a las comunidades en la lucha por los derechos sociales. La propuesta inicial de la ONG era recoger y distribuir alimentos. Sin embargo, los avances promovidos por Hambre Cero hicieron que los sucesores de Betinho buscaran otros horizontes.

«Cuando me incorporé a la Acción Ciudadana en 2010, ya trabajábamos con el tema del ‘hambre de libro’, del ‘hambre de ciudadanía'», dice Ana Paula de Souza, coordinadora de incidencia de la ONG.

La demanda de alimentos reapareció en 2017. La Enmienda Constitucional 95, aprobada ese año, congeló las inversiones en áreas sociales durante 20 años. La enmienda fue aprobada por Michel Temer, que asumió el cargo tras el impeachment de Dilma Rousseff (PT), sucesora de Lula en la presidencia.

«Se cerraron restaurantes populares y cocinas comunitarias en todo Brasil», dice Ana Paula. «La salud y la seguridad alimentaria se pusieron en riesgo durante la pandemia, justo cuando la gente necesitaba tener una fuerte inmunidad», explica.

Deshidratación

El desmantelamiento de las políticas públicas de lucha contra el hambre comenzó durante el gobierno de Dilma. «La situación política era inestable y se empezó a adoptar una perspectiva de austeridad, de recorte del gasto público», recuerda Walter Belik, profesor jubilado del Instituto de Economía de la Universidad Estatal de Campinas (Unicamp).

Con el golpe parlamentario de 2016, Rousseff fue sustituida por el vicepresidente Michel Temer (MDB), y el presupuesto sufrió recortes aún más profundos. La inversión de la curva del hambre fue inmediata. Según la Encuesta de Presupuestos Familiares (POF) de 2017-2018, la inseguridad alimentaria tuvo un aumento del 33,3% respecto a 2003 y del 62,2% respecto a 2013.

Hoy, en plena pandemia, incluso quienes reciben un salario mínimo a principios de cada mes tienen dificultades a la hora de comprar en el mercado. Es el caso de Vera Lúcia Silva dos Santos, de 66 años, que vive en el barrio de São Judas. Desde 2019, ella frecuenta la fila del Ceagesp para recibir alimentos.

Alimentos distribuidos en Ceagesp. Foto: Brasil de Foto

«Pagamos R$ 3 en un tallo de lechuga, un absurdo. El huevo, que es lo más barato que teníamos, hoy en día ya no lo compramos. La carne, ni hablar», se lamenta, mientras espera la donación de frutas y verduras bajo el sol.

Cada vez más necesidades elementales

El padre Julio Lancellotti es uno de los responsables de la distribución de alimentos en el gran galpón del Centro Social São Martinho de Lima, ubicado en el barrio de Belém, en São Paulo. Según él, el aumento de la miseria en el país es evidente. En tiempos de pandemia, con 14 millones de personas buscando trabajo, las necesidades son cada vez más elementales.

«La gente busca constantemente gas para cocinar. Es un indicador de crisis humanitaria, tener que volver a hacer la comida con etanol. Y la gente ni siquiera puede hacerlo, porque el alcohol es muy caro», describe.

La señora de la limpieza Luzia Janaína da Cunha perdió su trabajo en la pandemia, vive en un albergue y pasa hambre en São Martinho.»Nunca podría mantenerme pagando 25 reales por un paquete de arroz [5 kg], ya que ahora no trabajo y no gano nada», dice.

Galpón del Centro Social São Martinho de Lima, San Pablo. Foto: Brasil de Fato

Walter Belik calcula que 60 millones de brasileños, o el 27% de la población, dependen de la solidaridad para alimentarse durante la pandemia. En su evaluación, el problema podría aliviarse con la inversión en la regulación de las existencias. «Cuando los precios se disparan, el gobierno actuaría para aumentar la oferta y bajar el precio. Cuando el precio es muy bajo, causando pérdidas a los agricultores, el gobierno compra existencias para sostener el precio», explica.

El Programa de Adquisición de Alimentos (PAA) preveía existencias reguladoras, basadas en las compras de la agricultura familiar, para abastecer guarderías, escuelas y hospitales. En 2014, el presupuesto del programa superaba los mil millones de reales, pero se redujo casi un 90% tras la salida de Dilma.

Madre de un economista, Sônia de Jesus tiene claro que la inseguridad alimentaria que afecta a su familia está ligada a la dinámica del agronegocio. «Brasil es rico en alimentos, frutas, verduras, pero exporta mucho al extranjero. Cuando sale al extranjero, el precio vuelve en dólares, más caro», comenta, basándose en lo que aprendió de su hijo.

El sentido de la solidaridad

Coordinadora de promoción de la ONG Ação da Cidadania, Ana Paula señala que las donaciones son importantes, pero no resuelven el problema estructural del hambre. «Una cosa es dar una cesta de alimentos básicos a una persona que necesita ayuda de emergencia en un momento determinado. Otra cosa es ver que cada vez más familias entran en una situación permanente de necesidad de alimentos», analiza.

El padre Lancellotti reflexiona sobre su propio papel de forma dialéctica. «Con una mano damos el pan y con la otra luchamos. No puedo decir a los que tienen hambre ahora ‘esperemos a que se produzca la revolución, la transformación social, que se instale la justicia’. Hasta entonces, está muerto. Pero tengo que seguir luchando, no puedo perder el horizonte de la lucha», dice el religioso.

Una de las campañas de solidaridad más amplias de Brasil es Periferia Viva, organizada por militantes de organizaciones como el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) y el Movimiento de Trabajadores por los Derechos (MTD).

Al proporcionar alimentos sanos y agroecológicos, los campesinos ayudan a combatir el hambre y a abrir un debate con la sociedad sobre la reforma agraria y la soberanía alimentaria. En contacto permanente con los trabajadores afectados por el hambre, Lancellotti afirma que Brasil necesita inaugurar un nuevo ciclo de esperanza.

«Siento que la gente está muy cansada, no aguanta más. El hambre es de comida y de sentido de la vida», subraya. «Si lo poco que tengo para comer lo hago con tristeza y angustia, eso no me sostiene. Necesito comer con esperanza».

Por Daniel Giovanaz y Pedro Stropasolas


 

El hambre en el mundo es una serie producida en colaboración por ARGMedios, Brasil de Fato, Breakthrough News, Madaar, New Frame, Newsclick y Peoples Dispatch.

firmas red de medios