Un intento por instaurar el negacionismo en Uruguay

Un proyecto de Cabildo Abierto propone otorgar prisión domiciliaria a reclusos mayores de 65 años, beneficiando a más de veinte torturadores de la última dictadura uruguaya.

Cabildo Abierto (CA), uno de los partidos de la Coalición Multicolor que le permitió llegar a Lacalle Pou a la presidencia, presentó un proyecto de ley para otorgar prisión domiciliaria a procesados y condenados mayores de 65 años que se encuentren privados de libertad en cárceles uruguayas. 

La iniciativa beneficiaría a más de 20 represores que se encuentran cumpliendo pena en la Unidad 8 Domingo Arena por crímenes cometidos en la dictadura, y plantea algunas excepciones que terminan de confirmar la intención de sus promotores: liberar a represores y genocidas de la última dictadura militar uruguaya. 

El proyecto

Es que a pesar de tener poco más de un centenar de mayores de 65 en las cárceles, el proyecto de ley no aplicaría para casos de violación y homicidio agravado, así como tampoco para delitos de lesa humanidad luego de 2006. “Este proyecto nace con nombre y apellido: está pensado únicamente para los represores de Domingo Arena. La relación de Cabildo Abierto con los represores de Domingo Arena es carnal”, explica Nicolás Centurión, periodista uruguayo del portal Periferia. 

El cuadro de situación fue confirmado por un sincericidio del diputado Eduardo Lust, del partido Cabildo Abierto, cuando declaró: “Yo no trabajé en él [proyecto], pero entiendo que está diseñado para los presos de Domingo Arena”.

La propuesta fue respaldada por el “Foro de Montevideo”, un grupo de derechas que presentó una carta firmada por 2 mil personalidades al presidente Lacalle Pou solicitando la libertad de los represores y torturadores de Domingo Arena, en este caso, sin distinguir edades.“En Domingo Arena hay algo más que un montón de viejos soldados, allí estamos presos todos, está presa nuestra democracia, detrás de las rejas del pasado está preso el futuro. Libéreos y libérenos, señor presidente, y cierre de una vez la fractura”, reza la carta.

Actualmente, el trámite del proyecto se encuentra en la Comisión de Constitución y Legislación, donde Cabildo Abierto tiene apenas un voto de nueve. La alianza gobernante cuenta con los votos necesarios para aprobar la legislación si lo quisiera. 

Sin embargo, el plebiscito contra la Ley de Urgente Consideración (LUC) del 27 de marzo funciona como un tapón para varios cambios que quiere imponer Lacalle Pou. Uno de ellos podría ser esta ley propuesta por Cabildo Abierto, que debe encontrar consenso en el Partido Colorado y el Partido Nacional que guardan cierto grado de sentido por la democracia y la justicia. 

Cabildo Abierto y la dictadura militar 

Cabildo Abierto es un partido de reciente formación pero con una larga vinculación a la política. Se ha convertido en la cuarta fuerza política de Uruguay en su primera prueba en las urnas. 

Su líder es Guido Manini Ríos, quien fuera comandante en jefe del Ejército uruguayo nombrado por el expresidente José Mujica, y cesado luego por el gobierno de Tabaré Vázquez. Inmediatamente, fue anunciado como precandidato presidencial por el partido de perfil militarista. Manini Ríos es un reconocido y público negacionista de la dictadura militar que ha llegado a declarar que solo dejó «docenas» de desaparecidos y qué «no van a aparecer». 

“La familia de Manini Ríos está vinculada a la dictadura. Fueron ministros del gobierno militar en su mayoría. El hermano fundó la agrupación Juventud Uruguaya de Pie, que era anticomunista y salía a golpear a estudiantes. Él forma parte de la lógica de los Tenientes de Artigas, es un grupo de derecha, que fueron los cabecillas y líderes de la dictadura que se inició en el 73”, cuenta Centurión. 

En Cabildo Abierto están agrupadas figuras que han sido imputadas por torturas continuadas durante la dictadura militar. Incluso, el propio Guido Manini Ríos fue acusado de omitir la confesión del represor José Nino Gavazzo, acusado de la desaparición y muerte del dirigente tupamaro Roberto Gomensoro durante la dictadura cívico-militar uruguaya

“Cabildo Abierto surge del círculo militar, de militares retirados, que siguen con el discurso de la guerra fría. Es un partido político con un proyecto moral, nacionalista, conservador y católico. Su proyecto es cambiar el relato de la dictadura, ni siquiera usar la teoría de los dos demonios, sino sostener a los militares como salvadores de la Nación, como últimos salvadores morales de la Nación”, concluye el periodista de Periferia.