Una Cumbre sin las Américas

Estados Unidos decidió unánimemente excluir a Cuba, Venezuela y Nicaragua de la próxima Cumbre de las Américas, lo que despertó críticas en la mayoría de los países del continente. 

La polémica decisión que tomó el país anfitrión generó rechazo en todo el continente

La próxima Cumbre de las Américas tendrá lugar este año en la ciudad estadounidense de Los Ángeles, en California. El encuentro, que tradicionalmente reúne a líderes de Norte, Sur y Centroamérica, se celebrará del 6 al 10 de junio.

Las Cumbres de las Américas reúnen a los Jefes de Estado y de Gobierno de los Estados Miembros del Hemisferio para debatir sobre aspectos políticos compartidos, “afirmar valores comunes y comprometerse a acciones concertadas a nivel nacional y regional con el fin de hacer frente a desafíos presentes y futuros que enfrentan los países de las Américas”.

Sin embargo, una polémica despertó ante el anunció de que Estados Unidos no invitará a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la Cumbre de las Américas, por considerar que “no respetan la democracia».

Por su parte, el Embajador de Antigua y Barbuda en EEUU, Ronald Sanders, expresó que si el presidente Joe Biden excluye a Cuba, Nicaragua y Venezuela de la Cumbre de las Américas, la Caricom (Comunidad del Caribe) no asistirá. Se trata de nada más ni nada menos que de catorce países que integran la Comunidad del Caribe.

“La Cumbre de las Américas no es una reunión de EE.UU, por lo que este país no puede decidir quién está invitado y quién no”, expresó el Embajador de Antigua y Barbuda en EEUU, Ronald Sanders. 

Asimismo, la postura de Estados Unidos también despertó la crítica del presidente mexicano, AMLO, que sostuvo: “¿Cómo es que convocamos a una Cumbre de las Américas, pero no invitamos a todos? ¿Entonces de dónde son los que no están invitados? ¿De qué continente? ¿De qué galaxia? ¿De qué satélite?”. 

Biden deberá medir si no invitar a tres países adversos o evitar un rechazo generalizado

Desde Bolivia también criticaron la postura estadounidense: «Pareciera anacrónico pensar en la posibilidad de celebrar una Cumbre de las Américas donde se excluya la participación de algunos miembros de esta región», dijo Rogelio Mayta, ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia. 

Por su parte, el presidente argentino, Alberto Fernández, pidió no excluir a ningún país de la Cumbre de las Américas. «Exhortamos a los organizadores de la Cumbre a evitar exclusiones que impidan que todas las voces del hemisferio dialoguen y sean escuchadas. Unidos somos más fuertes», sentenció. 

La próxima Cumbre será la novena que se realice desde que comenzaron en 1994. Las anteriores ocho se realizaron en Miami (1994), Santiago de Chile (1998), Québec (Canadá, 2001), Mar del Plata (Argentina, 2005), Puerto España (Trinidad y Tobago, 2009), Cartagena de Indias (Colombia, 2012), Panamá (2015) y Lima (2018).

La exclusión de países como Venezuela, Cuba y Nicaragua significa un grave retroceso a la diplomacia y las relaciones entre los Estados Americanos y volver años atrás cuando Cuba no era invitada a las Cumbres, siendo 2015 la primera vez que pudo participar.