Casi todo lo que dijo Biden sobre el fin de la guerra de Afganistán fue una mentira

Foto: Shah Marai / Getty

Mientras los estadounidenses aclamaban el anuncio de que Estados Unidos retiraría las tropas de Afganistán tras casi dos décadas de guerra, el presidente Biden omitió los detalles más importantes sobre la guerra y cómo ésta, de hecho, continuará.

Por Sonali Kolhatkar 

El presidente Joe Biden, al anunciar el aparente fin de la guerra de Estados Unidos en Afganistán, continúa con su tendencia de defender elocuentemente las causas progresistas mientras mantiene el statu quo implícito. En un discurso televisado desde la Casa Blanca el 14 de abril, Biden dijo que «es hora de poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos. Es hora de que las tropas estadounidenses vuelvan a casa». Pero sólo un día después, el New York Times informó sin una pizca de ironía que «el Pentágono, las agencias de espionaje estadounidenses y los aliados occidentales están perfeccionando los planes para desplegar una fuerza menos visible pero aún potente en la región». Esto significa que estamos terminando la guerra, pero no realmente.

Los líderes militares y los generales estadounidenses dieron una evaluación mucho más precisa del futuro de la guerra en los días siguientes al discurso de Biden. El ex oficial de la CIA y experto en contraterrorismo Marc Polymeropoulos explicó al Times: «De lo que realmente estamos hablando es de cómo recopilar información de inteligencia y luego actuar contra objetivos terroristas sin ninguna infraestructura o personal en el país que no sea esencialmente la embajada en Kabul». En otras palabras, Estados Unidos quiere librar una guerra a distancia contra Afganistán, como ha hecho en otras naciones como Yemen, Siria y Somalia.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, añadió su granito de arena, subrayando la capacidad de Estados Unidos para librar una guerra sin tropas sobre el terreno, diciendo: «Probablemente no hay un espacio en el globo al que Estados Unidos y sus aliados no puedan llegar.» El general del Cuerpo de Marines Kenneth McKenzie Jr. se hizo eco de este sentimiento en términos ominosos el 20 de abril en una audiencia del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, diciendo: «si vamos a atacar algo [en Afganistán], lo haremos de acuerdo con el derecho de los conflictos armados y el modo de guerra estadounidense».

Cabe suponer que esta «forma de guerra estadounidense» no es como una guerra tradicional en la que las tropas ocupan un país, un tipo de guerra que suele ser profundamente impopular entre la opinión pública estadounidense. Al prometer públicamente la retirada de las tropas mientras continúa discretamente con los ataques aéreos, Biden se asegura de que la violencia de Estados Unidos contra Afganistán siga siendo invisible para el pueblo estadounidense.

Biden tampoco mencionó en su discurso que hay decenas de miles de contratistas militares privados empleados en Afganistán. Según el Times, «más de 16.000 contratistas civiles, incluidos más de 6.000 estadounidenses, proporcionan ahora seguridad, logística y otros apoyos en Afganistán». El Times no consideró oportuno preguntar cómo se puede declarar el fin de la guerra si los mercenarios siguen sobre el terreno, ni cómo puede Biden declarar el fin de la guerra si los ataques aéreos continúan.

El Dr. Hakeem Naim es un profesor afgano-estadounidense del Departamento de Historia de la Universidad de California en Berkeley; se crió en Afganistán y ha vivido en múltiples países como refugiado e inmigrante antes de trasladarse a EE.UU. En una entrevista, explicó lo que Biden se negó a mencionar, que «EE.UU. creó el caos al apoyar a los grupos de élite más corruptos y creó un sistema mafioso de economía dirigido por los señores de la droga, los señores de la guerra y los contratistas». Lo peor de todo es que «los talibanes han vuelto al poder», dijo, dando a entender que Afganistán ha vuelto esencialmente al punto de partida en 2001.

Fahima Gaheez, directora del Fondo de Mujeres Afganas, coincidió con Naim, al afirmar que «Estados Unidos hizo un lío mayor en Afganistán y perdió demasiadas oportunidades de ayudar a los afganos a solucionar los problemas que el propio Estados Unidos creó hace 40 años». Se refería a que la CIA armó a los señores de la guerra muyahidines afganos contra la Unión Soviética, que invadió y ocupó Afganistán a finales de la década de 1970.

En otras palabras, nuestra destructiva participación en Afganistán es anterior en décadas a la invasión y ocupación posterior al 11 de septiembre que continúa hasta hoy. En lugar de reconocer los estragos que hemos causado en Afganistán, Biden quiere que se le reconozca el mérito de haber retirado las tropas estadounidenses de una guerra en la que estamos implicados desde la década de 1970 (no desde 2001), y que con toda seguridad no terminará el 11 de septiembre de 2021.

Hoy en día, según el Dr. Naim, «la CIA tiene miles de milicias operando en Afganistán, y todavía hay miles de contratistas cuyo objetivo los afganos ni siquiera conocen». Resumió: «Va a ser muy ingenuo y simplista pensar que la guerra va a terminar». Gaheez, que ha viajado a Afganistán en numerosas ocasiones para supervisar proyectos de ayuda humanitaria, ha visto de primera mano lo que representan los contratistas privados. Dijo que «tienen autorización de la CIA y armas, y pueden ser utilizados como una fuerza militar parcial». De hecho, los contratistas militares privados superan en número a las tropas estadounidenses, hasta el punto de que han muerto más contratistas que soldados. El inspector general especial para la reconstrucción de Afganistán (SIGAR), una agencia de vigilancia, advirtió que la retirada de los contratistas podría tener peores consecuencias que la retirada de las tropas.

El aspecto más falso del discurso de Biden fue su insistencia en que Estados Unidos tenía un objetivo sencillo en Afganistán y lo cumplió. Dijo: «Fuimos a Afganistán en 2001 para erradicar a Al Qaeda, para evitar futuros ataques terroristas contra Estados Unidos planeados desde Afganistán», y que «nuestro objetivo estaba claro». Pero Estados Unidos hizo mucho más que eso. Armó un gobierno títere, impuso su idea de democracia a un pueblo que luchaba contra señores de la guerra respaldados por Estados Unidos y se aseguró así de que los movimientos democráticos seculares siguieran siendo débiles. Invirtió miles de millones en la lucha contra el narcotráfico, para acabar fomentando la producción de drogas. Derrotó a los talibanes sólo para elegir al grupo rebelde como socio para la paz. En el camino, mató a más de 40.000 civiles afganos, probablemente una subestimación.

Hoy, aunque hay un gobierno afgano en el poder encabezado por el presidente Ashraf Ghani, depende totalmente de Estados Unidos para su legitimidad y sigue a merced de la violencia dirigida por los talibanes, así como de los señores de la guerra fundamentalistas armados que las sucesivas administraciones estadounidenses y el propio gobierno han legitimado.

Pero nada de eso fue lo suficientemente importante como para que Biden lo mencionara. En su lugar, el presidente afirmó que en 2001 «la causa era justa… Y yo apoyé esa acción militar». Luego, englobando la desastrosa guerra en una sola frase simplista, Biden afirmó: «Hicimos justicia con Bin Laden hace una década, y hemos permanecido en Afganistán durante una década desde entonces».

Con estas palabras, el presidente ofreció una caracterización tentadora de la guerra afgana: que Estados Unidos pretendía erradicar el terrorismo, que la tarea se logró y que deberíamos habernos ido poco después. Es un pensamiento reconfortante reimaginar la guerra de Afganistán a través de una lente tan benévola, como si nuestra única metedura de pata fuera que nos quedamos demasiado tiempo. Biden tampoco mencionó en absoluto el hecho de que Bin Laden fue capturado y muerto en Pakistán, no en Afganistán.

En el diálogo político sobre la guerra se omite la obscenidad que hemos pagado para librar esta inútil batalla de 20 años que dejará a Afganistán en manos de un gobierno corrupto e ineficaz y de una fuerza talibán recién empoderada y de otros señores de la guerra y milicias. Según el proyecto Costs of War de la Universidad de Brown, los contribuyentes estadounidenses han desembolsado más de 2,2 billones de dólares por una guerra en Afganistán que Biden quiere hacernos creer que logró su objetivo al asesinar a Bin Laden hace una década en Pakistán.

En un momento en el que la desigualdad sigue aumentando en Estados Unidos, y los políticos afirman que no hay dinero para financiar proyectos de infraestructuras o un Green New Deal o Medicare for All, los costes de la guerra de Afganistán seguirán aumentando tanto en términos económicos como humanos. Los contribuyentes seguirán pagando la factura de los ataques aéreos y de los contratistas privados sin que haya un final a la vista. Los afganos seguirán sufriendo y muriendo.

Visto a través de este prisma, el Dr. Naim dio una impresión precisa del discurso de Biden como simplemente «una justificación colonialista y orientalista de una intervención».

Este articulo fue producido por Economy for All, un proyecto del Independent Media Institute.