Con denuncias hacia presidentes, la derecha busca boicotear la CELAC

Dirigentes del PRO, la UCR y otros partidos que integran JxC denunciaron penalmente a tres presidentes y buscan boicotear la Cumbre que se realizará en Buenos Aires. 

La Cumbre tomará mayor impulso con la acumulación de gobiernos progresistas.

Si de algo se ha jactado la derecha argentina en estos últimos años, es de marcar el supuesto “aislamiento” de las relaciones internacionales que el país sufre cuando gobierna el peronismo. Sin embargo, a pocos días de que comience la VIII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de gobierno de la CELAC, dirigentes del PRO, la UCR y la CC presentaron una denuncia penal contra tres presidentes latinoamericanos.

La presentación está apuntada al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al primer mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega y al jefe de Estado de Cuba, Miguel Díaz Canel, a quienes acusan de “dictadores” y de “violar los derechos humanos” en sus países. 

Es importante aclarar que la CELAC, ahora restablecida y reforzada con la presencia del nuevo presidente de Brasil, Lula Da Silva, ha tenido un caracter diplomático desde su creación, en 2011. De hecho, se destacan momentos en el cuál la presidencia pro témpore fue entregada de parte del expresidente chileno, Sebastián Piñera, a su par cubano, Raúl Castro.

El macrismo, por su parte, tampoco escapa de la contradicción: en el 2016, bajo el gobierno de Mauricio Macri, la enviada oficial a una Cumbre de la Celac que se realizó en Ecuador fue la por entonces vicepresidenta Gabriela Michetti. El dato a destacar es que el macrismo asistió a un país gobernado por Rafael Correa.

Ahora, la supuesta denuncia penal fue presentada por el Foro argentino por la Democracia en la Región (Fader):  «Fader quiere expresar su profunda preocupación por la invitación que el presidente Alberto Fernández hiciera a estos 3 dictadores, afirmando que es una provocación para toda la sociedad argentina que respeta, valora y desea vivir en democracia», plantearon. 

Alguno de sus firmantes son la cara visible del macrismo: el exdiputado nacional Waldo Wolff, Paula Bertol, Sabrina Ajmechet y el excanciller Jorge Faurie. Sin embargo, también participaron los diputados nacionales de la UCR, así como otros dirigentes radicales, tales como Alfredo Cornejo, Karina Banfi y Álvaro de Lamadrid. 

La agenda de la Cumbre

La VII Cumbre de la CELAC que se realizará a partir de este 24 de enero en Buenos Aires, tendrá dos datos importantes: primero que la presidencia pro témpore está en manos del gobierno argentino, y segundo que será una reactivación del organismo regional a partir de la llegada de Lula Da Silva. 

Según fuentes oficiales, uno de los objetivos que tendrá la nueva cumbre será “consolidar la unidad en la diversidad” entre los países que asistirán, así como “confirmar a la región como una zona de paz”. 

En ese sentido, será fundamental tratar la situación de Perú, que por estos días vive una absoluta falta de Estado de derecho, luego de un golpe parlamentario que sacó del poder a Pedro Castillo e instauró a Dina Boluarte, la principal responsable de las má de 45 muertes que se registran por la represión. 

Por todo esto, es posible que no sea esta una Cumbre de grandes anuncios, pero sin dudas se tratará del puntapié para la configuración de una nueva estructura diplomática y de articulación entre los países latinoamericanos, teniendo en cuenta que en la CELAC participan todos los países del continente, excepto Canadá y Estados Unidos. 

La esperanza está puesta en el rol que puedan ocupar los gobiernos populares: Manuel Andrés López Obrador (México), Miguel Díaz Canel (Cuba), Nicolás Maduro (Venezuela), Gustavo Petro (Colombia), Lula Da Silva (Brasil), Luis Arce (Bolivia), Gabriel Boric (Chile) y Alberto Fernández (Argentina).