Lo que dejaron las elecciones, provincia por provincia

Juntos por el Cambio (JxC) termina saliendo victorioso en las elecciones de medio término. Fuera de los porcentajes, que es lo más representativo, el frente opositor salió primero en trece provincias contra las nueve en las que venció el Frente de Todos (FdT). Una derrota para el peronismo unido, pero que sigue representando un escenario mejor al que dejaron las elecciones 2017.

Una mención aparte corresponde a los radicales, quienes se aseguraron un gran empuje hacia dentro del frente político: salieron ganadores de las internas en las PASO y repitieron resultados con el panorama limpio. En un total de siete provincias los votos fueron a parar a un dirigente de la UCR, mientras que en los distritos encabezados por el PRO el aporte del aparato radical fue fundamental, muy claro en La Pampa y la provincia de Buenos Aires, además de la Ciudad de Buenos Aires (CABA). 

Dos de las corrientes políticas que destacaron en Capital, el Frente de Izquierda (FIT-U) y las ofertas libertarias, no arrastraron votos en la mayoría de las provincias, con la excepción clara de la elección del trotskismo en Jujuy, donde alcanzó el 25%. 

Santa Cruz

En la provincia de origen del kirchnerismo los resultados ya venían menguando. Aunque en 2019, como en la gran mayoría de los distritos, el FdT había logrado la victoria en las elecciones locales y nacionales. Para esta ocasión, el kirchnerismo quedó en tercer lugar por primera vez en 30 años, siendo desplazado por un espacio peronista provincial que supo ser su aliado. La dispersión de votos le aseguró una ventaja más que considerable a JxC para ganar la provincia.

Chubut

En Chubut la victoria del 2019 le perteneció al actual gobernador, Mariano Arcioni, quien se presentó por fuera del FdT bajo el sello «Chubut Somos Todos». Por entonces, Cambiemos quedaba en un lejano tercer lugar y a un 15% del FdT. Nada de eso sucedió en estas elecciones, donde el candidato del PRO, Ignacio Torres, venció ampliamente.

Se puede considerar que hubo dispersión para ambas listas, ya que el partido provinicial de Chubut mantiene un perfil que disputa más con JxC. Aún así, hay mucho más en disputa entre los dos espacios con perfil peronista.

La Pampa

Es la segunda derrota que recibe el peronismo en la provincia desde el retorno de la democracia, únicamente en el 85´perdía frente al radicalismo. Se trata de un bastión histórico, que obtuvo una excelente elección en 2019. Las únicas listas por fuera de ambas fuerzas pertenecían a la izquierda trotskista y al Partido Socialista. Finalmente, el radical Daniel Kroneberger se impuso por el 48%. 

San Luis

Es una de las cuatro provincias en las cuales el peronismo ganó las locales en 2019 pero perdió en las nacionales. La victoria de JxC fue encabezada por Claudio Poggi, que de hecho está alineado al peronismo provincial.

Aún más marcada es la dispersión de votos para Cambiemos, ya que la UCR local jugó por fuera del frente nacional. Ambas listas se disputaron parte del perfil provincial. Poggi fue gobernador por el espacio político contra el que competía, hoy conducido por Alberto Rodriguez Saa.

Córdoba

Otro caso como el de San Luis: es también de las provincias en las cuales el peronismo ganó las locales pero perdió en las nacionales en 2019. En esta ocasión hablamos de un justicialismo que no forma parte del armado del FdT ni se encuentra alineado políticamente, sino que es abiertamente opositor.

La victoria de Cambiemos no sorprende, es junto a CABA uno de los recintos más fuertes del proyecto político que encabezó Mauricio Macri de 2015 a 2019. La dispersión de votos claramente no beneficiaba al resto de las fuerzas.

Mendoza

Es la única de las cinco provincias en las que ganó Macri en 2019 y en las que Juntos por el Cambio logró una victoria local, de la mano de la UCR, con Rodolfo Suarez. Nada anticipaba que el resultado fuera a cambiar en estas elecciones.

Santa Fe

Para el caso de Santa Fe también se repitió el esquema de la victoria local del FdT, ubicando a Omar Perotti como gobernador, pero resultó vencedor Macri para las nacionales en 2019. La diferencia de todos modos no había sido muy amplia. 

La dispersión de votos no favoreció particularmente a ninguno de los dos espacios, por lo que la elección tuvo un panorama de mayor competitividad para ambas propuestas. Fue también una provincia en la que el FdT fue a internas en las PASO, lo que no parece haber redundado en un impulso mayor para garantizar una victoria.

Entre Ríos

La última del grupo que dividió resultados en 2019. Nuevamente las elecciones nacionales fueron para Cambiemos, en este caso encabezados por el ex Ministro de Interior del PRO, Rogelio Frigerio, que le sacó más de un 23% al Frente de Todos.

Corrientes

Junto con Santiago del Estero es de las dos provincias que eligen a sus autoridades en elecciones aparte, y ya votaron a gobernador e intendentes en 2017. Corrientes es actualmente una de las provincias fuertes de Cambiemos aunque Alberto Fernádez supo ser el candidato presidencial más votado en 2019. 

La anomalía correntina no se repitió en este caso, sino que el oficialismo local logró imponerse fácilmente ante el Frente de Todos con un 22%. El escenario era esperable en torno a un retroceso que viene teniendo el kirchnerismo y el peronismo a nivel provincial.

Misiones

El caso de Misiones es el de la emblemática victoria del radicalismo, que logró superar al oficialismo local, el Frente Renovador de la Concordia, gobierno desde hace 20 años. 

Es mucho más claro el nivel de competencia que se generó hacia el electorado ya que el Frente Renovador (FR) y el FdT se presentaron separados. La suma de ambos espacios fácilmente habría derrotado al candidato de JxC y esto le costó al FR una banca nacional.

Jujuy

De todos los comicios del 2021 es una de las provincias que más atención recibió por el gran resultado del FIT-U con la candidatura de Alejandro Vilca, que quedó en tercer lugar empatando con el Frente de Todos. Si bien se puede intuir que ambos espacios compiten por el mismo electorado, las particularidades de Jujuy también dan a pensar que no todos los votos obtenidos por la izquierda serían trasladables al FdT.