Así colaboró el gobierno de Macri con el golpe en Bolivia

La investigación de las responsabilidades políticas del golpe contra Evo Morales confirma que el soporte internacional fue clave. En diálogo con ARGMedios, el embajador de Bolivia en Argentina explica cómo fue el apoyo del gobierno nacional.

Macri golpe Bolivia
Foto: ANBolivia

Todo un conjunto de apoyos internacionales intervinieron en 2019 para concretar el golpe en Bolivia. Entre ellos: el informe de auditoría electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) que allanó el camino, el envío de equipos antidisturbios por parte de Ecuador y Argentina, el Decreto para dar impunidad a los militares que participaran en la represión y la participación de Estados Unidos.

Sumado al soporte de la OEA, Estados Unidos y Ecuador, esta semana se conoció que el gobierno de Mauricio Macri envió material bélico antidisturbios al gobierno de facto de Jeanine Áñez días antes de las masacres de Sacaba y Senkata. Situación similar ocurrió con el gobierno de Lenín Moreno.

ARGMedios dialogó con el embajador boliviano en Argentin, Jorge Ramiro Tapia, sobre el envío de material bélico y aseguró que su país encabezará “todas las denuncias pertinentes en la justicia”.

La carta que implica al gobierno de Macri en el golpe

“En primer lugar, hay que aclarar de dónde viene la información inicial. Esto surge de un envío de información del Embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, que en el Archivo de la Embajada ve una copia dirigida al embajador del anterior gobierno argentino, en donde el comandante de la Fuerza Aérea boliviana le agradece por haber colaborado en dotar de material bélico a Bolivia”, introdujo Tapia.

Efectivamente, el Gobierno boliviano difundió una carta con fecha del 13 de noviembre de 2019 en la que el excomandante de la Fuerza Aérea, Jorge Gonzalo Terceros Lara, detalla y agradece el envío desde Argentina de material bélico y de armamento represivo.

Las armas llegaron a Bolivia

Este miércoles, el comandante general de la Policía Boliviana, Jhonny Aguilera, confirmó la existencia de armamento que fue enviado desde Argentina en sus depósitos; sin embargo, aseguró que no existe la documentación y que se investigará a los uniformados responsables de la recepción del armamento.

De acuerdo con información preliminar, el material está en el depósito de la Policía Boliviana. Granadas de gas, gases pimienta, munición calibre 12/70, entre otros que serán investigados.

Ante un primer reflejo de negación por parte de exfuncionarios de Macri, Patricia Bullrich finalmente reconoció el envio, pero solo “a fines de proteger la embajada argentina en La Paz”.

En ese sentido, reconoció que “se requirió la autorización del envío del material y de su uso en el Estado Plurinacional de Bolivia a la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac), por nota del 11 de noviembre de 2019 firmada por el Sr. Comandante de la Gendarmería Nacional, Cte. Grl. Gerardo Otero”.

El mismo 11 de noviembre, la ANMAC autorizó el envió de pistolas semiautomáticas, escopetas de repetición, carabinas automáticas, ametralladoras, fusiles, chalecos antibalas, cascos y escudos balísticos, visores nocturnos y más de 8 mil municiones de distintos calibres.

Al día siguiente, la Dirección de Logística de la Gendarmería Nacional solicitó una ampliación del número de cartuchos antitumulto, y sumó el pedido de “cien sprays de gas pimienta, así como de 661 granadas de gas de hostigamiento”.

El enviado de Bolivia en la Argentina rechaza la idea de que el anterior gobierno argentino haya destinado un equipo de élite para defender la embajada del país durante las represiones que se desataron tras el golpe de Estado “porque este grupo no es antimotín, sino que tiene otras finalidades”. Lo mismo pasa con el armamento: “No enviaron 40 mil cartuchos, sino 70 mil”, específica Tapia.

El embajador boliviano explicó que lo primero que “llamó poderosamente la atención” fue que si realmente se había enviado material antimotín —tal como aseguran las ex autoridades argentinas y bolivianas— no se explica por qué el propio comandante de la Fuerza Aérea de Bolivia agradeció a sus pares militares argentinos, y no un alto miembro de la policía.

Bolivia Macri golpe
Jorge Ramiro Tapia, Embajador de Bolivia en Argentina

La carta a la que hace mención el embajador es la enviada por el general Terceros Lara al embajador argentino y fue certificada en los archivos de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) y en el libro de registros de correspondencia de la embajada argentina en Bolivia.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, confirmó que un avión Hércules C-130 perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina partió desde El Palomar con esos elementos el 12 de noviembre de 2019 a las 23.50.

El embajador boliviano también agregó que en ese envío “no se respetó el conducto regular”, porque incluso el excanciller argentino, Jorge Faurie, negó que esa carta haya pasado por su despacho, así como tampoco el ex presidente Mauricio Macri presentó la solicitud correspondiente al Congreso de la Nación.

“Dos personajes del anterior gobierno [Macri y Bullrich ] indican que no había tal dotación de material bélico a Bolivia. Pero hay pruebas fehacientes que explican que esta nota ingresó”, mencionó Tapia.

La investigación

La irregularidad del envío de armamento provocó que Sabina Frederic, ministra de Seguridad de la Nación, diera orden a la Gendarmería para que se acelere el proceso de pase a disponibilidad de tres de los involucrados. Además, el Gobierno argentino denunció al expresidente Mauricio Macri y casi una decena de funcionarios de la gestión Cambiemos por el envío del material bélico.

El embajador Tapia explica que de acuerdo a los procedimientos, “hay organismos de DDHH internacionales que tienen que tomar parte”. “Creemos que esto debe llegar a todas las instancias pertinentes. Porque aquí no podemos replicar lo que fue en los años 70 el Plan Cóndor. Debería primar el diálogo y la democracia fundamentalmente”, sostiene Tapia y replica: “Bolivia va a hacer todo lo posible para que esto llegue a la justicia y no volvamos a revivir épocas pasadas. Esto no puede volver a pasar”.

Tapia hizo mención, además, a la extraña visita que tuvo la hija del expresidente Donald Trump, Ivanka, con el actual gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, días previos al golpe de Estado. De hecho, quien fuera embajador argentino en Bolivia durante el derrocamiento del expresidente Morales, Normando Álvarez García, se desempeña ahora como ministro de Gobierno en Jujuy.

Bolivia Macri golpe
Normando Alvarez García, exembajador en Bolivia y actual ministro de Gerardo Morales en Jujuy.

“Es parte de la investigación. El exembajador argentino en Bolivia es ahora ministro del gobernador de Jujuy. Nosotros no nos basamos solo en fotografías, sino también en conversaciones”, sostiene Tapia. Y concluye que la investigación “no solo se concentra en la participación argentina”, sino también en el aporte que tuvieron países como Ecuador.

“No queremos concentrarnos solamente en la participación argentina. La cancillería ecuatoriana ha pedido el resarcimiento del material bélico que mandó a Bolivia y eso también debe investigarse”, concluyó Tapia.