Manuel Bertoldi: “Hay una decisión del gobierno de ocultar lo que está pasando en Colombia”

Foto: Javier Gomez Fernández
Con un mes de Paro Nacional en Colombia, crecen las denuncias de violencia estatal y violaciones a los DD. HH. Desde Bogotá, Manuel Bertoldi, integrante de la Misión Internacional de Observación y Solidaridad, explica el trabajo de la misión y cuenta sobre los primeros testimonios recolectados. 

Por Julián Inzaugarat

En Colombia continua la represión por parte de las fuerzas de seguridad locales y crecen las denuncias sobre violencia estatal. Desde Argentina partió la Misión Internacional de Solidaridad y Observación, integrada por referentes y referentas de diversas organizaciones sociales, con el objetivo de realizar un informe sobre las violaciones a los derechos humanos. 

Desde Bogotá, Manuel Bertoldi, Integrante de la Misión y del Frente Patria Grande, dialogó con ARGMedios sobre la llegada de la delegación y la negativa de ingreso a Juan Grabois; y los objetivos e impresiones obtenidas durante los relevamientos realizados en los primeros días de trabajo. 

Manuel Bertoldi sostiene que “nosotros entendemos que hubo una decisión política del gobierno colombiano, ya sabían que venia la comisión. En estos días se le había negado la llegada de la CIDH. Hay una decisión política de ocultar a la comunidad internacional lo que está pasando en Colombia. Juan es una persona de mucha visibilidad, y creemos que el gobierno colombiano pensó que la presencia de Juan recorriendo los territorios y observando los hechos de violencia de derechos humanos iba a tener mucha repercusión internacional”. 

Bertoldi señaló que “hubo forcejeos y empujones hacía Juan y enseguida tenían una carta hecha donde planteaban que se lo había tratado bien. Juan la firmo en disconformidad y ahí lo subieron al mismo vuelo en el que habíamos arribado para sacarlo del país”. 

La Misión Internacional

En los primeros días, la Misión Internacional mantuvo reuniones con organizaciones de derechos humanos, con representantes de organizaciones sociales, de la sociedad civil y con sectores religiosos. 

“En esas entrevistas ya se reflejó una situación muy grave de violación de derechos humanos, sobre todo, lo que constatamos como relato común de estas organizaciones, es que hay una tergiversación de las cifras oficiales que dan muy por debajo respecto de asesinatos y desapariciones” explicó Bertoldi. 

Los últimos datos aportados por ONG’s como INDEPAZ y Temblores informan 60 asesinatos (43 vinculados a fuerzas de seguridad y 18 en proceso de verificación), 1388 detenciones arbitrarias, 46 víctimas de agresiones en sus ojos, 955 víctimas de violencia física y 346 desaparecidos en las protestas.

“Hay una gran cantidad de atrocidades de violencia institucional. Se evidenciaron arrestos, torturas, golpes e inclusive violaciones a mujeres. Muchos casos de abuso sexual” señaló Bertoldi.  

 

Tras las primeras recorridas, la Misión Internacional se encontró con altos niveles de violencia estatal. “Lo que nos cuentan acá es que las fuerzas de seguridad tienen formación militar, están instruidas por el ejercito. (…)Ese elemento hace concluir que la represión no es improvisada” argumentó. 

Bertoldi señala que “hay una cantidad de personas heridas en partes sensibles del cuerpo que, si fuese una represión, si se quiere para disuadir; aunque ninguna represión es justificable, no lo es. No trata de disipar el conflicto, sino de enfrentarlo de forma contundente”. 

Frente a los altos niveles de violencia estatal y paraestatal, la sociedad colombiana vive con mucha preocupación todo lo que sucede.

“Hay un escenario muy incierto hacia adelante. Todavía no hay indicios por parte del gobierno que muestre algún gesto de querer negociar, y abrir instancias de dialogo”.

“Existe una radicalidad muy fuerte a la defensa de los territorios y el método de lucha. Lo que produce esa radicalidad es por la estrategia del Estado del uso represivo de las fuerzas. Entonces hay una olla a presión, un callejón sin salida, que entendemos que las responsabilidades son diferentes, en tanto que es el Estado el que tiene que generar las condiciones para que se puedan producir ciertos marcos de pacificación” refuerza Bertoldi. 

El Paro Nacional en Colombia ya cumplió 30 días. Foto: Colombia Informa

En su primer día en Bogotá, la Misión Internacional evidenció la represión por parte del Estado Colombiano en la jornada de protesta de la noche del 26 de mayo.  Según la Cruz Roja se atendió a 139 personas en su mayoría en el sector de Yomasa en Usme, de las cuales 5 han sido policías y 134 civiles.

“El gran interrogante en Colombia es cómo se consigue la paz. Es un país que viene de un proceso de violencia ascendente desde hace décadas, toda confrontación tiene un componente de violencia muy alto. Lo que sucedió en Bogotá y que viene sucediendo en los diferentes territorios muestra eso, y es el Estado que tiene que encontrar una solución urgente. El gobierno tiene una responsabilidad fundamental” aportó. 

Desde Bogotá, Bertoldi manifestó que “quienes están protagonizando los conflictos son mayoritariamente jóvenes que vienen sufriendo las políticas que se aplicaron en el país y hoy no tienen una perspectiva de futuro. No hay posibilidad de conseguir un trabajo estable, la situación de la pandemia no permite salir a buscar el mango en un trabajo informal, la familia tampoco tiene un mango”. 

La Misión Internacional permanecerá en territorio colombiano hasta el 2 de junio con entrevistas y recorridos en diferentes puntos del país. “Vamos a estar en Cali, en Medellín, en otras ciudades, ahora el trabajo pasa por recolectar denuncias de ciudadanos colombianos y colombianas que estén protagonizando las protestas y que han sufrido estos amedrentamientos y violación de los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad” sostuvo Bertoldi. 

Y concluyó que el trabajo final será “construir el informe que se va a entregar en diferentes instancias internacionales, también se lo vamos a entregar al gobierno colombiano, ya estamos en negociaciones para algunas reuniones con instancias institucionales. También nos reunimos con la alta comisionada de las Naciones Unidas. Vamos a estar entregando el informe para hacer una denuncia lo más alta posible de lo que se está viviendo en Colombia”. 

Foto: Javier Gomez Fernández