Se dilata el acuerdo por el cese al fuego en Ucrania

Las delegaciones en Kiev y Moscú planean reunirse otra vez, luego del primer encuentro fallido. Bielorrusia oficia de mediadora y Europa envía armamento al ejército ucraniano.

Foto: Twitter

El jueves pasado el conflicto entre Ucrania y Rusia escaló a su punto máximo. A través de una cadena nacional Vladimir Putin anunció una operación militar especial sobre Ucrania contra objetivos militares, como respuesta a la expansión de la OTAN hacia el Este.

Durante la mañana del domingo desde la oficina del presidente ucraniano dijeron que enviarian representantes a la frontera con Bielorrusia, cerca del río Prípiat, para una reunión «sin condiciones previas» con Moscú. Finalmente las delegaciones de ambos países se reunieron este 28 de febrero para negociar el cese al fuego.

Las conversaciones duraron más de cinco horas. Ucrania manifestó que quería un alto el fuego y la retirada de Rusia. La delegación rusa, mientras tanto, habló de llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes. Y manifestó que durante la reunión, Moscú y Kiev establecieron una serie de temas prioritarios sobre los cuales se han delimitado «ciertas decisiones».

Mientras tanto, Bielorrusia está en un lugar de mediación entre sus vecinos. El ministro de Exteriores de Bielorrusia, Vladimir Makei, ha valorado que las negociaciones en curso son «extremadamente importantes», aunque aseguró que las conversaciones invitan a un «optimismo cauteloso» y se ha mostrado «contento» de que hayan tenido lugar en suelo bielorruso.

Aunque también expresó la dificultad de sentar a ambas partes a negociar -y según Makei- si no hubiese “interferencia de actores externos” en esta guerra, el proceso de negociación se habría llevado a cabo hace mucho tiempo.

Foto: El País

Europa se divide en el envío de armas

El continente europeo es el más afectado por el impacto económico del conflicto, aún así, está desarrollando un papel clave como proveedor de armas para Ucrania y censurando medios rusos como RT, Rusia Today y Sputnik.

La presidenta de la Comisión Europea (órgano ejecutivo de la Unión Europea), Ursula von der Leyen, aseguró que se trata de un paso sin precedentes para vetar «la máquina mediática del Kremlin», a quien la Unión Europea hace responsables de contribuir a la desinformación difundiendo «mentiras para justificar la guerra de Putin».

El caso del armamento reviste otra complejidad, países que en otros conflictos se posicionaron como neutrales, en este caso decidieron apoyar a Ucrania. Uno de ellos es Alemania, que rompió con su doctrina al enviar más de 1000 lanzacohetes antitanque, 500 misiles tierra-aire Stinger, nueve lanzadores de obuses, 14 vehículos blindados y 10.000 toneladas de combustible.

A partir del movimiento alemán, la primera ministra finlandesa Sanna Marin dijo en una rueda de prensa que “Finlandia suministrará asistencia militar a Ucrania”. “Es una decisión histórica para Finlandia”, añadió. Se tratará de 2500 fusiles de asalto, 150.000 municiones, 1500 lanzagranadas y 70.000 raciones de campaña, precisó su ministro de Defensa, Antti Kaikkonen.

Croacia, Luxemburgo, Italia y Reino Unido se sumaron a la lista de países que están contribuyendo en la provisión de armas a Kiev. Según el diario El País, la UE también tendrá un rol activo en el envío de armamento y utilizará el Fondo Europeo de Apoyo a la Paz para financiar la compra de armas. Dicho fondo cuenta con una dotación de 5.692 millones de euros para el período 2021-2027, con un techo de gasto anual creciente a partir de 420 millones.

Sin embargo, hay algunas excepciones que agrietan una decisión unilateral de países europeos apoyando a Ucrania. Serían los casos de Polonia y Eslovaquia, que argumentan que de esta forma el conflicto se agrandaría, según confirmaron fuentes oficiales de esos países.

Al mismo tiempo, el principal aliado que tiene Rusia, se posicionó más fuerte y consideró que el envío de armas a Ucrania no logrará conseguir un acuerdo diplomático. Una de las portavoces del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, manifestó en su cuenta de twitter que como las conversaciones están en curso, todas las partes deben ayudar para dejar la puerta abierta a la paz entre Rusia y Ucrania, en lugar de cerrar la puerta con el suministro de armas y municiones, en un claro mensaje al accionar europeo.