Mujeres indígenas toman pacíficamente el Banco Central

Las Mujeres Indígenas por el Buen Vivir realizan una protesta pacífica en el edificio del Banco Central, en capital federal, para pedir una reunión con Miguel Pesce y proponerle financiamiento a la protección de las comunidades.

Una de las referentas que participa de la manifestación es la weichafe mapuche, Moira Millán.

Mujeres indígenas de todo el país realizan una toma pacífica del edificio del Banco Central, ubicado en la capital federal, en el marco de un conjunto de reclamos hacia el gobierno nacional.

Desde esta mañana, diferentes referentas y representantes de las comunidades indígenas de todo el país ingresaron al Banco Central para pedir hablar con el presidente de la entidad, Miguel Pesce, quien todavía no recibió a las mujeres. Uno de los principales reclamos es la liberación de las y los presos mapuches, detenidos luego de un fuerte operativo en la localidad de Villa Mascardi, Río Negro.

A su vez, otro de los temas que se pusieron sobre la mesa es lograr políticas concretas y urgentes para terminar con el “chineo”, un término que se refiere a la violación y violencia sistemática de niñas y adolescentes en gran parte del territorio nacional, sobre todo en el norte, donde recientemente una niña de 12 fue abusada y estrangulada. Hoy lucha por su vida.

En un comunicado publicado en redes sociales, el Movimiento de Mujeres y Diversidades Indígenas por el Buen Vivir indicó que realizarán una “ocupación pacífica en el interior del Banco Central de la República Argentina, espacio que encarna la especulación indolente del empresariado nacional y transnacional en complicidad con el Estado Argentino”.

La decisión de ir a reclamar al edificio del Banco Central tendría que ver con una propuesta particular que nació del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir, quienes proponen destinar los fondos que se están utilizando para operativos de seguridad en el sur, para otros objetivos, como puede ser la seguridad para evitar el “chineo”.

“Estamos acá para decirles que en el territorio y en los territorios del norte no hay agua, no hay acceso a la salud, a justicia, no hay nada. El norte está olvidado. Las políticas públicas, que se hacen desde aquí, desde este lugar, son genocidas, exclamó una de las mujeres presentes en el lugar.

Lo único que les interesa es exterminar a los pueblos indígenas. Estamos aquí para que nos escuchen”, continuó.

Además, señaló que culpa de los grupos extractivistas que avanzan sobre el territorio con sus proyectos se “están contaminando nuestros ríos”.Los ríos están contaminados porque tiran todos los químicos en esos ríos”, aseguró.

Agencia Red Global
+ posts