Es Ley de la democracia

No es novedad que los reaccionarios a los derechos conquistados en democracia recurran al Poder Judicial patriarcal en su intento por doblegar las conquistas del pueblo, sobre todo de las mujeres y diversidades.

Foto: Camila Torchetti >> @_intropia

Por Sol de la Torre*

En el marco de una acción de amparo presentada por Héctor Seri, que entre muchas otras cosas oscuras fue armador político en Mar del Plata del ex-carapintada Aldo Rico, el juez federal de Mar del Plata Alfredo López dictó una medida cautelar que pretende suspender la aplicación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en todo el territorio nacional.

Amparándose en su moral y en su religiosidad, reciclando los discursos de odio sobre la supuesta matanza de bebés no nacidos, el magistrado a cargo del Juzgado Federal N°4 de Mar del Plata justificó parte de su resolución en un fallo de 1980. Es decir, López argumenta en base a una resolución dictada durante la dictadura cívico-militar en la que se secuestraban y mataban personas y se robaban a niños y niñas nacidos en centros clandestinos de detención y tortura.

Como si eso fuera poco, López sostuvo parte de su decisión en los postulados del derecho animal. Y retomó, a lo largo de toda la resolución, la ecuación de quienes aún se creen con potestad para decidir sobre el cuerpo de las mujeres y las personas gestantes. Esa idea forzada, delirante y capciosa, que vincula a la IVE con la muerte de niños y niñas.

La noticia, en buena parte, no nos sorprendió. No es novedad que los reaccionarios a los derechos conquistados en democracia recurran al Poder Judicial patriarcal en su intento por doblegar las conquistas del pueblo, sobre todo de las mujeres y diversidades. Recurren a ese Poder Judicial que exigimos, de forma urgente, reformar con perspectiva de género y diversidad. Y este fallo lo demuestra y reafirma, como también las posteriores manifestaciones del Juez López respecto de que considera inútiles a los gastos que hace el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación. Para este juez pareciera que la violencia de género, que nos maten cada día, no es algo importante de atender.

No es nuevo, lamentablemente, ver a la derecha fundamentalista y sus exponentes conservadores del Poder Judicial tratando de torcer los destinos de un país que es ejemplo en materia de derechos esenciales para las grandes mayorías.

Hace rato que la estrategia de la derecha –en Argentina y en nuestra Patria Grande- es la misma: cuando la democracia amplía derechos, el poder concentrado reacciona y pretende hacer daño.

Esta resolución judicial nos duele y genera mucho enojo. Todas y cada una de nosotras sabemos lo que luchamos, trabajamos y militamos para legalizar una práctica que se cobró –por estar obligada a la clandestinidad- la vida de muchas y las angustias y broncas de tantas otras.

Para quienes vivimos en Mar del Plata, es muy triste que esta decisión anti-derechos y antidemocracia se haya tomado en nuestra ciudad, que tiene una gran trayectoria en la conquista de derechos para todes.

Afortunadamente, este martes  el Gobierno Nacional –como no podía ser de otra forma- apeló la resolución judicial de López. A estas acciones conservadoras y antidemocráticas les decimos nunca más de la mano de un Estado presente.

La Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (27.610) como la Ley de los mil días son derechos que gestamos entre tantas durante décadas de lucha, de debates y de construcción de consensos. No vamos a permitir que tres varones con dudosa o nula legitimidad digan qué o cómo vivenciar nuestro cuerpos, nuestros deseos, nuestras maternidades.

A la clandestinidad le decimos nunca más. Y así lo entienden y posibilitan muchísimos profesionales por el derecho a decidir que en nuestra ciudad permiten el ejercicio de nuestros derechos en condiciones seguras y respetuosas de nuestras decisiones.

La Interrupción Legal del Embarazo es Ley, así como también la formación y capacitación en perspectiva de género, la educación sexual integral y podemos seguir enumerando avances y reconocimientos de derechos conquistados gracias a la fuerza y lucha del movimiento feminista. La Reforma Judicial Feminista es urgente y es nuestra próxima pelea. Nuestros derechos no se negocian.

 


 

Sol de la Torre es marplatense, feminista y militante del Frente Patria Grande. Concejala por el Frente de Todos y presidenta de la Comisión de Políticas de Género, Mujer y Diversidad del Concejo Deliberante de General Pueyrredón.