«Seré un socio leal», dice Alckmin sobre la alianza con Lula

El ex gobernador de São Paulo dijo que "nada servirá de excusa" para no defender el regreso de Lula.

Antes adversarios, ahora aliados para ganarle a Bolsonaro y reconstruir políticas públicas

Artículo originalmente publicado en Brasil de Fato

En el lanzamiento de la precandidatura a la Presidencia de la República del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, el ex gobernador Geraldo Alckmin (PSB), reafirmó la urgencia de derrotar al bolsonarismo en octubre. «Lula es hoy la esperanza que le queda a Brasil. No es el primero, ni el segundo, ni el tercero. Es el único camino de esperanza para Brasil«, subrayó.

El candidato a la vicepresidencia en la lista con Lula, participó virtualmente en el acto «Vamos juntos por Brasil», realizado este sábado (7) en el Expo Center Norte, en la capital paulista. Alckmin dio positivo en la prueba de covid-19 y cumple con el distanciamiento social. «Estoy triste, Lu y yo, por no poder estar allí con vosotros. Pero no me tomó desprevenido, gracias a las vacunas y al SUS. Me protegí, pero realmente quería estar allí con ustedes», dijo, en la apertura de su discurso.

Luego, como lo hizo en varios momentos, el ex gobernador y ahora precandidato a vicepresidente fue enfático en defender el acercamiento de los dos ex adversarios políticos. «Nada, ninguna divergencia del pasado o del presente, ni las disputas de ayer ni los eventuales desacuerdos de hoy o de mañana, absolutamente nada servirá de razón, excusa o pretexto para que deje de apoyar y defender, con toda mi convicción, el regreso de Lula a la presidencia de Brasil«, dijo.

En la mesa

Más allá, buscó cerrar de una vez por todas las discrepancias sobre su presencia en la plancha que representa la unión progresista para derrotar a Bolsonaro y al fascismo. «Seré un socio leal, seriamente comprometido con su propósito de hacer de Brasil un país socialmente más justo, económicamente más fuerte, ambientalmente responsable e internacionalmente respetado. Tenemos una gran lucha por delante, una lucha por el cambio, y el camino está con Lula». «Alckmin marcó su participación declarando su compromiso con la candidatura progresista. «Gracias, Lula, por darme el privilegio de tu confianza, aunque muchos no estén de acuerdo en que Lula va bien con el chuchu», ironizando sobre una de las formas en que lo llaman los paulistas.

La campaña electoral comienza a calentarse en Brasil

Política y decisión

En el punto álgido de su participación en el evento «Vamos juntos por Brasil , Geraldo Alckmin denunció la situación en la que el gobierno de Jair Bolsonaro ha colocado a Brasil como motivación para su respaldo a la candidatura de Lula para un nuevo mandato presidencial. «Por si no fuera suficiente el riesgo para la democracia, también está en juego el futuro de Brasil. Cuando la ignorancia se une a la mentira como estrategia política para demonizar las elecciones libres y degradar la democracia, no debemos flaquear. El camino es con Lula».

«Cuando los brasileños son relegados a su propia suerte, en medio de una pandemia brutal, no debemos aceptarlo. Responderemos con Lula. Cuando las injusticias sociales hacen estragos por omisión de los gobiernos, y la pobreza, la miseria y el hambre adquieren dimensiones vergonzosas e intolerables, no podemos dudar. La solución vendrá con Lula».

«Cuando las instituciones nacionales sufren agresiones y amenazas contra el desempeño de sus funciones soberanamente garantizadas por la Constitución, no nos corresponde dudar. La razón debe hablar más fuerte y todos debemos estar del mismo lado. Del lado de los brasileños que sufren, que han perdido su trabajo y sus ingresos».

Democracia y economía

Alckmin cerró su vídeo indicando algunas de las bases fundamentales del programa del eventual gobierno de Lula a partir de enero de 2023, destacando la necesidad de restaurar la democracia en el país, con el desarrollo económico y la lucha contra la pobreza y la desigualdad. «La política consiste en cuidar de la gente. La política es una cuestión de personas. Y nuestra unión política será más completa cuanto más participativa sea. (Estoy) contento de ver presentes a los movimientos sociales, a los trabajadores, a los religiosos, a los empresarios, a la sociedad civil organizada. Por eso debemos estimular y favorecer la necesaria y valiosa participación de las minorías en la política, porque la pluralidad es el corazón de la democracia».

Y concluyó: «cambiemos los términos del debate político. Demostremos que no hay incompatibilidad entre la prosperidad individual y una sociedad solidaria. Demostremos que la eficiencia económica y la justicia social no son opuestas. No permitiremos más que esta falsa dicotomía restrinja la política a un eterno enfrentamiento entre libertad e igualdad. La política puede y debe ser un instrumento de promoción de la igualdad, sin perjuicio de la libertad. No hay democracia sin libertad, como no hay libertad sin justicia, ni justicia sin igualdad».