ASEAN, el bloque que todas las potencias quieren de su lado

Se celebró una nueva cumbre de ASEAN, el bloque que reúne a los países del sudeste asiático y algunas de las principales economías del planeta. La ausencia de Myanmar y las perspectivas comerciales.

ASEAN Myanmar
Registro de la cumbre virtual de las ASEAN celebrada el 26 de octubre de 2021.

La semana pasada se realizaron tres encuentros internacionales, entre los que se incluye la Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), un bloque que se creó en agosto de 1967 y que en la actualidad está integrado por diez países (Indonesia, Filipinas, Malasia, Singapur, Tailandia, Vietnam, Brunéi, Camboya, Laos y Myanmar). En esta oportunidad, el tema central fue la recuperación económica post pandemia.

Diego Riddick, investigador del Centro de Estudios del Sudeste Asiático del IRI-UNLP, explica que “si bien el foco de dicha integración está marcado por el aspecto económico, también tiene aristas políticas y socioculturales. Su extensa población de 670 millones de habitantes y su vitalidad económica configuran una región clave. El bloque está entre las cinco mayores economías del planeta”.

Riddck asegura que no se trata de un bloque cerrado, ya que “los países de la asociación mantienen entre ellos un fluido intercambio comercial —26% de las exportaciones y 40% de las importaciones en el 2020—. Respecto de otros Estados, desde el año 2020 es el principal socio comercial de China, contando también a los Estados Unidos, Japón, Australia, Nueva Zelanda y la Unión Europea entre sus principales socios”.

De hecho, en la última cumbre no sólo participaron los miembros de la ASEAN, también lo hicieron China, India, Rusia, Japón, Corea del Sur, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda. El presidente estadounidense Joe Biden aprovechó su espacio para reclamar la posición de China en la disputa con Taiwán. De acuerdo al mandatario estadounidense, las acciones de Beijing amenazan la paz y la estabilidad regional.

El caso Myanmar

En febrero de este año, los militares de la República de Myanmar tomaron el gobierno y destituyeron a quienes habían sido electos en 2020 alegando fraude. Liderados por el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Min Aung Hlaing, el ejército encarceló no sólo a los líderes estatales, sino también activistas, referentes sindicales y opositores al golpe. Varios países se pronunciaron en ese momento, incluyendo los miembros de ASEAN que pidieron a los militares el respeto por los derechos humanos y la liberación de los presos políticos. 

“El caso de Myanmar reviste particular complejidad”, indica Ridick. “En tanto la junta militar y la Asociación [ASEAN] habían acordado un plan de paz en abril de este año tendiente a reducir la violencia en el contexto de crisis política que vive el país. Desde ASEAN se manifiesta que el gobierno no lo ha conseguido, motivando la exclusión de Min Aung Hlaing de la última cumbre anual”.

«El bloque históricamente se ha caracterizado por la no injerencia en asuntos internos de los Estados»

El investigador considera que la resolución de este conflicto político puede surgir de la cooperación y trabajo conjunto del bloque ASEAN con Myanmar, y del efectivo cumplimiento de la promesa de celebrar elecciones democráticas. “El golpe de Estado en Myanmar representa todo un desafío para ASEAN. El bloque históricamente se ha caracterizado por la no injerencia en asuntos internos de los Estados de la Asociación, cuyos países poseen ecosistemas políticos y sociales únicos y diversos entre sí”.

ASEAN después del covid-19

El tema central de esta cumbre fue la recuperación económica. “Tras las medidas de contención y las repercusiones económicas durante el 2020, con caídas del PBI o ralentización del crecimiento económico (Tailandia -6%, Indonesia -2%, Filipinas -9%, Laos -0,5%, Malasia -5%), resulta clave para ASEAN potenciar sus economías y continuar avanzando en la integración”.

El bloque está pendiente de las ratificaciones de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), un acuerdo de libre comercio entre los diez países miembros de ASEAN junto a cinco naciones de Asia Pacífico y Oceanía — Australia, China, Corea del Sur, Japón y Nueva Zelanda— firmado en noviembre del año pasado. De concretarse, sería el mayor acuerdo comercial del mundo. 

“Algunos países requieren estudiar su aplicación”, explica Riddcik. “Indonesia, por ejemplo, no acompañaría la eliminación de gravámenes en arroz, bebidas alcohólicas y armas (…) Singapur puso en efecto un acuerdo de libre comercio con Gran Bretaña, mientras Indonesia busca un acuerdo con la Unión Europea hacia el 2022. Aquí evidenciamos un rasgo distintivo de este bloque: su flexibilidad, permitiendo la consecución de diversos objetivos en niveles tanto multilateral como bilateral”.