El impacto del triunfo de Boric en Argentina

Desde el presidente hasta dirigentes de organizaciones populares se manifestaron por la victoria del nuevo mandatario chileno, Gabriel Boric. La esperanza está puesta en la transformación del mapa regional.

Gabriel Boric

Las elecciones de Chile se siguieron minuto a minuto desde la Casa Rosada. Más allá de los protocolos, el triunfo de Gabriel Boric se festejó con puño apretado en el gobierno de Alberto Fernández y gran parte del campo popular de la Argentina.

A nivel regional, el progresismo se entusiasma ante la posibilidad de reestablecer un nuevo ciclo en el continente. Al menos eso es lo que intentaron transmitir Alberto Fernández y Cristina Fernández. En Argentina, las repercusiones por la histórica victoria de Boric se hicieron sentir desde el peronismo hasta la izquierda. 

“Quiero felicitar a Gabriel Boric por haber sido elegido presidente del querido pueblo de Chile. Debemos asumir el compromiso de fortalecer los lazos de hermandad que unen a nuestros países y de trabajar unidos a la región para poner fin a la desigualdad en América Latina”, tuiteó el presidente argentino.

Por su parte, la vicepresidenta Cristina Fernández fue una de las que comparó lo sucedido en Chile con la vuelta del peronismo a la Argentina: “Como dijimos el viernes 10 en la Plaza: ´El pueblo siempre vuelve y encuentra los caminos para hacerlo. Puede ser un partido, puede ser un dirigente hoy y otro mañana pero el pueblo siempre vuelve´. Felicitaciones Presidente Gabriel Boric, a usted y al pueblo de Chile”.

Se equilibra la balanza

La sorpresa y la euforia continental no es para menos: tan solo dos años atrás el país trasandino era un polvorín, con miles de personas en las calles y  una represión inusitada por parte de Sebastián Piñera. Sin dudas, no se puede desligar la lucha que se desató en las calles chilenas con la apertura del proceso constituyente y este triunfo electoral.

El Canciller argentino, Santiago Cafiero, fue uno de los que se expresó en redes: “Saludamos a Chile y a su Gobierno por la jornada electoral y felicitamos al presidente electo, Gabriel Boric, por su victoria. La elección refleja la solidez de las instituciones chilenas y la voluntad de su pueblo de avanzar hacia un país más justo e inclusivo”.

También lo hizo el ministro de Interior, Eduardo “Wado” De Pedro: “Quiero felicitar a Gabriel Boric, presidente electo de Chile, por la victoria de hoy. Tal como en la Argentina y en buena parte de América Latina, tiene por delante el desafío de la reconstrucción. Un camino que debemos recorrer unidos, por el bien de nuestros pueblos”.

El análisis tiene que ver con la emergencia de nuevos procesos populares. El gobierno argentino ya no se siente solo después del retorno de la democracia en Bolivia a través de Luis Arce; el triunfo de Pedro Castillo en Perú; la hazaña política de este domingo en Chile; y la esperanza de que Lula de un batacazo en Brasil en 2022.

Esto serviría para reconfigurar el mapa del continente y darle un aire fresco a los procesos de cambio en el resto de los países de la región. De hecho, no son pocos los que evalúan que es tiempo de hacer renacer la Unasur.

“Felicitaciones al pueblo de Chile y a su nuevo presidente @gabrielboric. Renace la Patria Grande”, sintetizó el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof. La mirada es compartida por algunos dirigentes del campo popular como Juan Grabois. “Que el triunfo de Boric y el futuro triunfo de Lula permitan avanzar en la estrategia geopolítica del ABC que hace 70 años propugnó Perón como la base del proyecto continentalista de la Patria Grande”, se ilusionó.

 

La elección chilena no generó grietas con la izquierda tradicional. La diputada nacional del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), Myriam Bregman, indicó: “A poco más de 2 años del inicio de la rebelión popular en Chile, el ultraderechista Kast fue derrotado en las urnas. Ahora a profundizar la movilización para acabar con toda la herencia pinochetista, empezando por la libertad de todos los presos del estallido”.

Las repercusiones de este lado de la cordillera también se dieron de la mano de organismos y referentes de los Derechos Humanos. Una de ellas fue la madre de Plaza de Mayo, “Taty” Almeida, quien consideró que “Nuestros hermanos chilenos le dijeron chau al neoliberalismo”. “Cuidemos a nuestro gobierno, que con el próximo triunfo de Lula ya nos estamos acercando a tener nuevamente la Patria Grande», sostuvo. 

Finalmente, el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel compartió el análisis esperanzador, asegurando que en Chile se abre “otro capítulo de igualdad, ampliación de derechos e integración en Nuestra América”.

La derecha también se posicionó

La clara victoria de Boric en Chile no solo generó alegría. Algunos de los dirigentes de Juntos por el Cambio, y en especial el sector libertario, se mostraron visiblemente incómodos y se descargaron en las redes. 

“Nada que agregar. El gráfico es concluyente. La de Chile es una crisis de crecimiento y consiguiente aumento de las expectativas populares como la que tuvo Argentina en 1945. Me temo que se prepara un desenlace similar”, deslizó el diputado nacional de Juntos, Fernando Iglesias, compartiendo un cuadro del crecimiento del PBI en Chile.

Por su parte, el flamante legislador nacional, José Luis Espert, comparó a Boric con el gobierno argentino. “Kirchnerismo a full. Así les va a ir a nuestros hermanos chilenos”, sentenció.

Finalmente, otro de los que opinó sobre el arribo de Boric a la Moneda fue el diputado libertario, Javier Milei: “Luego de escuchar las declaraciones de @gabrielboric tras su victoria en Chile y algunos de sus tweets en los que se autodefine marxista, resulta claro que todos los logros económicos del país serán puestos en jaque. Es alguien que no emula a Chavez, sino directamente a Castro”, consideró.