Mientras EE.UU. se retira de Afganistán, China estrecha lazos con los talibanes

Sin que se vislumbre el fin del conflicto interno en Afganistán, China se reunió con actores regionales para construir una estrategia hacia la paz y la estabilidad.

China Afganistan talibanes
28 de julio de 2021. Encuentro entre el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, y una delegación afgana.

El 28 de julio de 2021, en la ciudad china de Tianjin, el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, se reunió con una delegación visitante de Afganistán. El líder de la delegación era el mulá Abdul Ghani Baradar, cofundador de los talibanes y jefe de su comisión política. Los talibanes vinenen logrado importantes avances territoriales a medida que el ejército estadounidense se retira de Afganistán.

Durante la reunión, Wang Yi, de China, dijo al mulá Baradar que la política estadounidense en el país centroasiático ha fracasado, ya que Estados Unidos no ha sido capaz de establecer un gobierno estable y prooccidental. De hecho, el primer ministro de Pakistán, Imran Khan, también hizo hincapié en este punto y declaró en una entrevista a la PBS el 27 de julio que Estados Unidos «lo había estropeado todo» en Afganistán. El gobierno de Kabul —dirigido por el presidente Ashraf Ghani— sigue enzarzado en una lucha armada con los talibanes, que según parece marcharán hacia Kabul el próximo verano.

Los encuentros de China con los talibanes son prácticos. China y Afganistán comparten una frontera muy corta, de 76 kilómetros, que es relativamente infranqueable. Pero el verdadero punto de tránsito entre ambos países es Tayikistán, que teme desde hace tiempo el regreso de los talibanes a Kabul y la aparición de nuevo de la mano libre del extremismo en Asia Central. Entre 1992 y 1997, tuvo lugar en Tayikistán una terrible guerra civil entre el gobierno y el ahora prohibido Partido del Renacimiento Islámico; las tensiones por el crecimiento del islamismo de inspiración talibán siguen intactas en el país.

El presidente de Tayikistán, Emomali Rahmon, ha solicitado la ayuda de Moscú y Pekín en caso de que su país sea invadido por los refugiados de Afganistán. El Grupo de Contacto de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) con Afganistán se reunió en Dushanbe, la capital de Tayikistán, el 14 de julio. Afganistán no es miembro de la OCS, aunque presentó una solicitud de adhesión en 2015. El día anterior a esa reunión, el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, visitó al presidente Rahmon en Dushanbe para discutir el deterioro de la situación y «llevar a cabo una cooperación más sustantiva en materia de seguridad». En el centro de su agenda estaba la promesa del Presidente Rahmon de evitar que su país se convierta en una base para el extremismo.

Movimiento Islámico del Turkestán Oriental

En Tianjin, el mulá Baradar dijo a Wang Yi que los talibanes no permitirían que ninguna organización extremista utilice el territorio afgano para socavar la «seguridad de ningún país». Sin embargo, en las declaraciones públicas realizadas por ambos tras su reunión del 28 de julio, ni Baradar ni Wang Yi ampliaron esta promesa. Lo que tienen en mente es el Movimiento Islámico del Turquestán Oriental (ETIM), más conocido por su nombre uigur: Türkistan Íslam Partiyisi (TIP).

El ETIM surgió hace tres décadas y desde entonces ha perpetrado una serie de atentados en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, en China. Es un grupo extremista en la sombra, uno de las decenas de grupos de este tipo que surgieron en Asia Central en la órbita de Al Qaeda. Desde 2002, el ETIM ocupaba un lugar destacado en la lista de organizaciones terroristas del gobierno estadounidense. En un informe reciente, el Departamento de Estado estadounidense señaló que «el ETIM ha recibido entrenamiento y ayuda financiera de Al Qaeda».

Durante la guerra contra Siria, amplios sectores del ETIM —como el TIP— se trasladaron a la frontera entre Siria y Turquía. Actualmente, el TIP tiene su sede en Idlib (Siria), donde ha unido fuerzas con otros grupos yihadistas respaldados por Turquía. El líder del TIP, Abdul Haq al-Turkistani, es miembro del consejo de la shura de Al Qaeda. En otoño de 2020, el gobierno estadounidense eliminó al ETIM de su lista de organizaciones terroristas, sin mencionar al TIP ni a Siria. Las Naciones Unidas, por su parte, mantienen al ETIM en su lista de organizaciones terroristas.

La reunión entre Baradar y Wang Yi se centró en la amenaza que supone el ETIM para las provincias occidentales de China, especialmente para la región autónoma uigur de Xinjiang. El ETIM se ha atribuido varios atentados terroristas en la provincia china y en objetivos chinos en otros lugares. La promesa de Baradar ha contribuido a liberar parte de la tensión en Pekín respecto a la posible vuelta de los talibanes al poder en Kabul.

En mayo de 2020, un comité del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas informó de que el ETIM está operando en tres provincias de Afganistán: Badakhshan, Kunduz y Takhar, las tres cerca de la cuña que une China con Afganistán. Hay unos 500 combatientes del ETIM endurecidos dentro de Afganistán. El ETIM tiene estrechos vínculos con varias de las filiales de Al Qaeda en Asia Central y Meridional, como el Movimiento Islámico de Uzbekistán, el Movimiento de la Yihad Islámica y el Tehrik-i-Taliban de Pakistán.

A mediados de julio de 2021, un autobús que se dirigía a la central hidroeléctrica de Dasu, en la región de Alto Kohistán, en Khyber Pakhtunkhwa (Pakistán), sufrió un atentado con bomba. Murieron doce personas, entre ellas nueve ingenieros chinos. Diez días después, el ministro de Asuntos Exteriores de Pakistán, Shah Mahmood Qureshi, llegó a Chengdu (China) para reunirse con Wang Yi. Qureshi dijo que los actos terroristas no «sabotearán la cooperación entre Pakistán y China». Ningún grupo asumió la responsabilidad del atentado. Se han practicado detenciones, pero no se ha aclarado nada. Fuentes informadas en Islamabad (Pakistán) sugieren que el atentado se realizó de forma concertada entre el Tehrik-i-Taliban Pakistan y el ETIM.

Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI)

Tanto el Tehrik-i-Taliban Pakistan como el ETIM han hecho declaraciones públicas sobre el objetivo de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) de China, que cuenta con cuatro grandes corredores que atraviesan Xinjiang y se adentran en Asia Central y del Sur. La central hidroeléctrica de Dasu forma parte del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC) de la BRI; los otros tres proyectos de la BRI amenazados por el ETIM y sus socios son el Corredor Económico China-Asia Central-Asia Occidental, el Corredor Económico China-Mongolia-Rusia y el Corredor Económico Nuevo Puente Terrestre de Eurasia.

La paz no está en el horizonte de Afganistán. El país sigue atrapado en las ambiciones de las potencias regionales y mundiales, encajado en el nuevo «gran juego» que supone una contienda entre India y Pakistán, así como entre Estados Unidos y China, Rusia e Irán. El llamamiento a un gobierno de unidad que incluya al presidente Ghani y a los talibanes no tiene eco en ninguna parte. Ambas partes creen que pueden obtener beneficios a partir del invierno y hasta el próximo verano. Esto es miope, ya que conlleva la posibilidad de una guerra civil interminable que podría amenazar a la región.

Una victoria militar es poco probable. La gran inversión en infraestructuras de la BRI podría ofrecer nuevas oportunidades económicas en una región carente de futuro. Incluso en el corazón de los grupos más extremistas, las fuerzas sociales se reúnen por la paz y el desarrollo. A finales de julio, en una región al sur de Kabul, en la ciudad paquistaní de Makin, el legislador Mohsin Dawar -líder del Movimiento Pashtun Tahafuz (PTM)- celebró una concentración masiva contra la injerencia de Pakistán en Afganistán y a favor de la paz.

El último día de julio, el embajador de China en Kabul, Wang Yu, se reunió con Abdullah Abdullah, presidente del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional de Afganistán, para hablar del apoyo de China al proceso de paz. No hubo ninguna declaración sobre nuevas inversiones chinas en Afganistán, aunque si el BRI sigue adelante, requerirá estabilidad en Afganistán. Por ello, China se ha comprometido tanto con el gobierno de Kabul como con los talibanes, los dos actores clave necesarios para garantizar la estabilidad en la región.

+ posts